Make your own free website on Tripod.com
gran hermano

Home

yahoo clubes de los chicos
Alejandra Martinez
Puro Tamara Paganini
Ximena y Gustavo
Santi Almeida
Mejores imagenes de GH 2
Perfiles Gran hermano 1
libro para que opines
Pablo Heredia
Mejores imagenes GH 1
Album de Natalia Fava
CHAT
Reglas
Silvina Luna
Gaston Trezeguet
Perfiles Gran Hermano 2
Amor de verano
Marcelo Corazza
Album de Silvina
Natalia Fava
Pablo Heredia

TRAS EN ENCIERRO VOLVI A VIVIR

elementoojoqueseabre.gif

Hace exactamente un mes abandonó Gran Hermano II aduciendo que en la casa no se sentía libre ni feliz. ¿Hoy sigue pensando que esas fueron las razones de su partida?
El juego había perdido alegría, estaba muy estresado y angustiado. Extrañaba mi casa, mi gente... todo lo que tuviera que ver conmigo. Además, empezaba a padecer síntomas de encierro.
En su momento los medios hablaron de crisis mística, brote esquizofrénico y hasta de locura.
Es verdad que yo leía muchos libros sobre las cosas simples de la vida, que la gente que no sabe llama mística, libros de filosofía e introspeccción, pero de ahí a pensar que me había vuelto loco... Por supuesto nunca caí en la esquizofrenia.
¿Hoy está bajo tratamiento psiquiátrico y psicológico?
Sólo psicológico. Hago terapia individual, voy dos veces por semana. Me ayuda a calmar la ansiedad y a revertir todos los síntomas de encierro que aún me quedan.
¿Complementa la terapia con alguna actividad física desestresante?
Sí, hago actividad física a full. Hago mucha gimnasia y también ejercicios espirituales, tranquilos, del yoga. Voy a Palermo, pero siempre acompañado por algún familiar.
¿O sea que no vive recluído en su casa, como se dijo?
No.
En ese momento Carlos Rímoli, tío de Pablo, testigo imprevisto y fiscalizador de toda la entrevista, interrumpe la charla para aclarar lo siguiente: En su casa Pablo está contenido, no encerrado. El hace la vida de un chico de 22 años, nada más. Después de estar ochenta y cinco días encerrado no es la intención de nadie volver a encerrarlo. Inesperadamente, la aclaración le da pie a Pablo para hablar de los efectos adversos de su estadía en la casa de Gran Hermano II: Descubrí que no puedo estar tanto tiempo encerrado, los efectos físicos después de estar tantos días de esa manera son fuertes, si alguien sigue sin salir afuera más allá de un límite, puede sufrir un mal importante. ¿Por ejemplo?: La esquizofrenia.
¿Llegó a salir en el momento justo?
No, no. No salí por temor a algo así. Salí en el momento en que sentí que todos estaban compitiendo y no quería prenderme en eso.
¿Acaso no había ingresado al programa sabiendo de antemano que para ganar debía competir?
Pensé que iba a competir sanamente, pero cuando vi que para ganar debía usar otras armas, dije chau, esto no es para mí. Y me fui.
¿Qué pasó a partir de ahí con su familia? Mientras que su padre no tuvo más que palabras elogiosas para el ciclo de Telefé, su madre habría acusado a sus responsables de haberlo expuesto a demasiada presión.
Mi vieja es ama de casa y le gusta serlo. En cambio, mi padre siempre la luchó en la calle y por lo tanto sabe cómo ser diplomático. Mi vieja se enoja de nada, a veces con fundamento y a veces no.
Aunque inconscientemente, ¿usted ingresó a la casa de Gran Hermano II para cumplir con algún mandato paterno?.

Por ahí para cumplir con un sueño, no con un mandato. Y la verdad es que lo cumplí. Yo le prometí a mi padre respetar la música que él hace y hacerla pública, como él quería. Y lo logré. En el programa cumplí su sueño, hice que pasaran uno de sus temas folklóricos. Ahí no sólo fui inmensamente feliz sino que sentí que había cerrado un ciclo.
De todos modos no abandonó la casa hasta que su padre se acercó al confesionario y le dijo que debía hacerlo. ¿Por qué? ¿Sin la aprobación de su padre no hubiera dejado el juego?
Yo no confiaba en nadie y sentí que él era la persona adecuada para decirme la posta. Si él no me lo hubiese aconsejado por ahí no me hubiese ido. Mi intención era luchar para mantener a la familia unida y tener una casa más grande. Ya se habían derrumbado algunas pequeñas cosas de la familia....y, qué se yo, por ahí quise cumplir todos los sueños de mi casa.
¿Qué respuesta recibe de la gente en la calle?
Es raro eso de que la gente me reconozca en la calle. La verdad es que me encanta porque siempre quise ser actor y ahora ya cuento con cierta popularidad. Si Dios quiere voy a poder estudiar actuación como siempre quise. Antes no podía porque no tenía plata, a duras penas me mantenía haciendo shows como bailarín de salsa. La idea es después trabajar en algún programa de Telefé. Las posibilidades son muchas, no descarto incluso empezar a cantar. En principio, el apoyo de la gente es primordial. En la calle todos me dicen: hola.
¿Nada más?
Nada más.
Rímoli vuelve a inmiscuirse en la charla para aportar un dato picaresco: Lo que las chicas le dicen en la calle es irreproducible, lo que menos le piden es que les toque ciertas partes.... Llegado a ese punto, y completamente sonrojado, Pablo prefiere arriesgarse y contar un poco más de sus encuentros con el público. Me hablan mucho de la cordobesa, me dicen que siga de novio con ella.

¿Su relación con Alejandra fue propia y exclusiva de una situación de encierro o cree que perdurará más allá del progama?
Adentro fue una relación importante. Yo la elegí a ella y ella me eligió a mí, nadie nos obligó a nada. A mí me gusta y quiero estar con ella, espero que al salir ella también tenga ganas de estar conmigo. A partir de ahí, veremos. Son los hilos del amor: Dios los hace y los hilos se juntan o no.
¿Cómo la vio en pantalla durante todo este tiempo?
No, no la ví. Es que quiero estar tranquilo y tomar distancia del programa. Además, verla a Alejandra por tevé me hace mal. La extraño muchísimo y no quiero ponerme peor. Por suerte, sólo faltan unos unos días para que salga.
¿Quién cree que va a ganar?
Yo creo que Alejandra tiene muchas posibilidades. Pero gane o no yo voy a estar afuera esperándola. Lo mío es amor puro, no ficción televisiva.
Por último, ¿valió la pena haber participado de Gran Hermano II?
Sí, pero no tanto por el juego en sí, sino porque después del encierro se potencializó mi vida. Volví a vivir. Me dí cuenta de lo importante que es estar vivo, de lo importante que es la naturaleza. Es más, te diría que volví a nacer. Hoy podría olvidarme de quién es el presidente de la Argentina, pero nunca del valor del aire, el agua y el sol.

Gustavo Lladós C.CASCO/PERFIL..